Seattle

Al norte del país, con escasa diferencia de la frontera con Canadá, se descubre Seattle, la ciudad más grande del estado de Washington. La metrópoli más septentrional de Estados Unidos -si se deja de lado a Alaska-. Es reconocida como la capital de la lluvia por su inquebrantable presencia y del grunge, debido a que aquí nacieron y dieron sus primeros conciertos Pearl Jam y Nirvana. Tiene una población estimada de setecientos mil  habitantes y un área urbana de más de tres millones.
A pesar de que el clima pueda ser un poco impetuoso, la ciudad tiene mucho por ofrecer. Se encuentra ubicada sobre una sucesión de pequeñas colinas cercadas por los lagos Washington y Union y la bahía Puget Sound, perpetuamente colmada de ferris. Conjuntamente de esta impresionante riqueza natural, Seattle se ha desarrollado hasta cristalizarse en una ciudad internacional capaz de convidar a sus habitantes, miles y múltiples opciones de ocio, un futuro profesional brillante y algunas de los mejores centros universitarios del país.
Los inicios de la ciudad se remontan a hace unos ciento cincuenta años, cuando los primeros colonos resolvieron que no había mejor lugar para un establecimiento que entre sus lagos y frondosos bosques. El nombre de la ciudad lo tomaron del jefe de la tribu Duwamish que residía la zona y que emprendió  una amistad con uno de los fundadores.

Generalidades
La cercanía de ambos lagos hace que la ciudad permanezca dividida en dos partes: el centro de la ciudad, Queen Anne y Capitol Hill se delimitan en la mitad sur, al tiempo que el distrito U se ubica al norte. En cada uno de ellos, todas las calles permanecen repletas de persuasiones turísticas, establecimientos, restaurantes y bares que hacen de Seattle una de las urbes más enérgicas de Estados Unidos.
Conocida a través de la pequeña pantalla gracias a series de televisión como Anatomía de Grey o The Killing, pocas personas saben que representa una de las ciudades donde más café se consume al día, por lo que no resulta extraño que una de las cadenas de cafeterías más famosas del mundo, Starbucks, germinara al abrigo de sus muelles. Microsoft y Boeing también están relacionadas con Seattle, debido a que ambas poseen su sede principal en la ciudad.
Debido a su gran tamaño, resulta complicado desplazarse a pie por Seattle, pero sus habitantes poseen la oportunidad de utilizar uno de los sistemas de transporte público más completos y eficientes de Estados Unidos, la red de autobuses de Metro Transit, denominada típicamente como Metro. Dicho sistema consta  de más de doscientas rutas urbanas e interurbanas.
De acuerdo con la Oficina Estatal de Washington de Gestión Financiera, para el año 2008 con la ciudad contaba con seiscientos mil  habitantes, de los cuales el setenta y cuatro por ciento de la población de Seattle era de raza blanca, el quince por ciento eran asiáticos, un nueve por ciento representaba a la comunidad negra o afroamericana y el restante eran indios americanos y nativos de Alaska.

Clima
El clima de Seattle está determinado como oceánico y se describe por inviernos frescos y húmedos y veranos cálidos y comparativamente secos. La lluvia es un inquebrantable suceso en la localidad, de ahí su sobrenombre de “ciudad de la lluvia”, pero resulta algo tan exagerado. Sin embargo, Seattle se lleva la gloria porque su lluvia es muy liviana y está presente casi todos los días del año, mientras que en otras ciudades caen grandes cantidades de agua en cortas horas en forma de tormenta.
Las temperaturas que se reconocen en la ciudad en cualquier época del año no suelen ser extremas debido al efecto del mar. Van de los menos dos grados centígrados de las noches más frías de invierno a los veinticinco grados de los días más cálidos de verano. En realidad, en Seattle conseguiría pensarse que existen sólo hay dos estaciones: una húmeda y otra seca.

Cultura
La ciudad fue la cuna del poeta y ensayista Richard Hugo -1923-1982-, escritor de más de una docena de publicaciones y catedrático de literatura de universidades de Montana y Washington. En su decoro, se instauró luego de su muerte un asiento que apoya a escritores y poetas nuevos con talleres y lecturas, denominada Richard Hugo House y localizada en el área de Capitol Hill.
Seattle se ha impulsado y catalogado como el centro regional de las artes escénicas durante varios años. La centenaria Orquesta Sinfónica de Seattle se encuentra entre las que más graban del mundo. También, el Teatro de la quinta Avenida, construido en el año 1926, escenifica espectáculos musicales del talente de Broadway con la asistencia de talentos locales e internacionales.
Muchos de los museos  y fundaciones culturales de Seattle no son museos particularmente pero poseen también encantadoras colecciones de arte, principalmente el Museo Burke de Historia Natural y Cultura, que contiene en su interior una extensa colección de arte nativo americano.
En cuanto a la gastronomía, a la hora de sentarse a la mesa en Seattle todo lo típico proviene comúnmente del mar: el llamado cangrejo gigante, el salmón de Alaska y las especies de mero. Ciertamente, todo cocido con vinos de Columbia Valley, una de las principales regiones productoras de vino de Estados Unidos, o cualquier cerveza local.

Estilo de vida
Con los años, Seattle ha correspondido el sustento de sus habitantes en un número de modales diferentes que se desarrollaron después de la evolución del país en como conjunto. Primitivamente, la madera era el gran negocio. Luego, en la segunda mitad del siglo diecinueve por la fiebre del oro de Klondike, Seattle fue la primordial fuente de suministro de oro en Alaska y el Yukón. Durante este período sin embargo, el oro no era la fuente inmediata de riqueza, lo eran las industrias de la confección y salmón. Más tarde, cuando durante el siglo veinte, el auge de Seattle se vio promovido e impulsado por la industria aeronáutica y hoy en día, la industria del software.
Es así, como la rutina de vida de los habitantes de la ciudad de Seattle, gira en torno a las  seis compañías más grandes de los Estados Unidos, las cuales tienen sus oficinas centrales en esta urbe. Ellas son la compañía Washington Mutual, la corporación Safeco, la empresa Nordstrom, la industrial Amazon.com y Starbucks.
Seattle posee un perfil bajo en cuanto a museos de arte, sobre todo si lo cotejamos con las artes escénicas, el sector más destacado y con la actividad más fecunda de la ciudad. Pese a ello, la ciudad cuenta con cinco grandes museos y galerías como: el Museo de Arte de Frye, Consolidated Works, la Galería de Arte de Henry, Museo de Arte Asiático de Seattle y el Museo de Arte de Seattle.
Seattle es la cumbre de las actividades culturales que atraen a todo el espectro de amantes de la música. En un extremo están los Seattle Symphony, -la ópera y el ballet- y en el otro extremo de la visión están los que prefieren la música grunge de artistas como Soundgarden, Nirvana, Pearl Jam, Alice in Chains y Mudhone

¿Qué visitar en Seattle?
Las personas que mejor conocen Seattle dicen que no tiene nada que envidiarle a otras ciudades americanas más célebres como Boston o San Francisco, eso sí, bajo gotas de lluvia casi permanente, lo que no evita que sea un ciudad llena de lugares para descubrir. A continuación puntualizamos algunos:
Seattle Center. Es un centro de esparcimiento  y diversión edificado para la Expo del año 1962. Está regido por los ciento ochenta y cinco metros de la Space Needle, una torre con representación de platillo catalogada como uno de los edificios más altos al oeste del Misisipi.
Lago Union. Parte la ciudad en dos y se encuentra repleto de barcos de pesca, yates, kayaks e incluso hidroaviones. Está rodeado por el parque Gasworks y sus riberas siempre resguardan multitud de actividades.
Pioneer Square. Este barrio colocado cerca del Dowtown es el denominado viejo corazón de Seattle. Tiene unos particulares edificios de ladrillo rojo que le dan un aire único frente a los rascacielos que lo rodean y sus pequeñas aceras están llenas de cafeterías, galerías de culturales de arte y librerías.
Fremont. Este barrio del norte de Seattle se describe por su ambiente liberal, su mercadillo de los días domingos y por sus excéntricas esculturas al aire libre.