Paris

París, ¡oh là là! La ciudad de la luz, de la bohemia, del amor, de la cultura, la historia y el arte. La capital de Francia es una de las metrópolis más visitadas y recorridas en todo el mundo. Conserva atractivos infinitos, para los amantes de la cultura, la cocina, la diversión y del romanticismo.
Es una urbe con mucha historia. Desde que Julio César conquistó con sus tropas estas tierras galas, París fue habitada por múltiples pueblos como los francos o los normandos. Napoleón Bonaparte la cristalizó en capital del Imperio y a partir de esa época, la población fue progresando y convirtiéndose en una ciudad internacional –cosmopolita-, con extensos bulevares y edificaciones modernas.
La modernidad acarreó consigo los progresos de la revolución industrial. Fue asiento de numerosas exposiciones mundiales a principios del siglo diecinueve. La más reveladora fue la del año 1889, para la cual se edificó la Torre Eiffel. Durante la Segunda Guerra Mundial, las tropas del ejército de Hitler irrumpieron la ciudad y se mantuvo ocupada desde el año 1940 al 1944.
Surcada por el río Sena, la ciudad de París permanece revestida de amplias avenidas ajardinadas. Los Campos Elíseos son unos jardines del siglo diecisiete que acoplan el Arco del Triunfo y la plaza de la Concordia, lugar popular por albergar la célebre guillotina.

Generalidades
París contempla un famoso lugar para el arte, denominado “Montmartre”. Un barrio donde se halla la basílica del Sacré Cœur. Otros construcciones emblemáticos son la catedral de Notre Dame, la Ópera de Garnier o el Louvre. Este museo, uno de los más significativos del mundo, aloja multitud de reliquias de cualquier época. Arte egipcio, oriental e islámico. Cualquier tipo de antigüedad se puede tropezar en un museo donde es ineludible pasar muchas horas para poder observar todo. Las obras más visitadas son la Gioconda de Leonardo da Vinci, la Victoria de Samotracia y la Venus de Milo.
Tampoco hay que dejar por fuera la plaza de la Bastilla emblema de la Revolución Francesa, donde se descubre la Columna de Julliet, con una efigie dorada de un genio con una antorcha en la mano derecha y una cadena rota en la izquierda, es un distintivo de la libertad.
París es un espacio muy animado y multicultural. El ambiente universitario irrumpe toda la ciudad, no en vano, ampara una de las universidades más prestigiosas del país, La Sorbona. La vida nocturna representa un contexto muy animado y existen muchos lugares donde percibir música techno, jazz y pop.
La nouvel cousine es otro de sus atracciones. Recalca la calidad de su cocina fabricada por prestigiosos chefs y conducida por vinos de la región o por champagne. Pero también se pueden saborear platos típicos de Grecia España y Turquía, sólo hay que aproximarse al Barrio Latino.
En cuanto a la demografía, París es el centro de un área metropolitana con cerca de trece millones de habitantes para el año 2011, catalogándola como la primera ciudad de la Unión Europea.

Clima
El clima en París está catalogado como oceánico semi-continental. Muestra inviernos fríos y veranos calurosos. En verano las temperaturas rondan los veinticinco y treinta, mientras que en invierno raras veces superan los siete grados. Las precipitaciones son bastante irregulares y cuantiosas a lo largo de todo el año.

Cultura
París ha sido un foco cultural y artístico distinguido en la historia occidental. En ella brotaron, se formaron o desenvolvieron las profesiones y carreras de figuras francesas de la talla de Voltaire, René Descartes, Molière, Émile Zola, Victor Hugo, Alexandre Dumas y Claude Monet. Desde inicios del siglo diecinueve y hasta finales de la década de los años 1960, París fue el eje mundial del arte.
Este tiempo adoptó su brillo de representativos actores del arte francés como Duchamp, Braque o Matisse y varios expertos extranjeros.
Arquitectura y urbanismo. El denominado París «moderno» es el resultado de un extenso plan de remodelación urbana germinado a mediados del siglo XIX. Tres de los más populares y antiguos parques de París son: el Jardín de las Tullerías, el Jardín de Luxemburgo y el Jardin des Plantes. La generalidad de los otros parques de París son creaciones del Segundo Imperio: Buttes-Chaumont, Los parques de Montsouris y el parque Monceau.
Museos y Cine. Conjuntamente al Museo del Louvre, París tiene una amplia oferta museística para ofrecer a los turistas. En cuanto al cine, el 28 de diciembre del año 1895 en París, los hermanos Lumière (Auguste y Louis) realizaron la primera exhibición de una película cinematográfica, momento histórico del arte a nivel mundial.
Deportes. La ciudad posee trescientas sesenta instalaciones deportivas que incluyen canchas de tenis, gimnasios municipales y piscinas.
Gastronomía. La cocina francesa se reconoce por una reputación y calidad inigualables. En París, por ser la ciudad más emblemática, se hallan la mayoría de los mejores chefs. La gastronomía de esta ciudad es una unión de culturas y algunos de los componentes más utilizados son la carne, las verduras y los lácteos.
Universidades. La enseñanza superior constaba para el año 2007 de cerca de cincuenta y nueve mil estudiantes, es decir más del veinticinco por ciento total de la nación.

¿Por qué vivir en París?
La región de París es junto a Londres, uno de las médulas económicas más importantes de Europa. La Défense es el vital barrio de negocios de Europa, albergando la sede social de casi la mitad de las grandes empresas francesas, así como el asiento de veinte de las cien industrias más grandes del mundo.
París es conocida también como la “Ciudad de la Luz”, es el destino turístico más popular del mundo, con más de cuarenta y dos millones de visitantes extranjeros por año. Cuenta con muchos de los bloques monumentales más famosos y admirados del orbe: la Torre Eiffel, la Avenida de los Campos Elíseos, la Catedral de Notre Dame, el Arco de Triunfo, el Palacio de Los Inválidos, la Basílica del Sacré Cœur, el Panteón, el Arco de la Defensa, la Ópera Garnier y el barrio de Montmartre.
También ampara establecimientos de reconocimiento mundial: el Louvre, el Museo de Orsay y el Museo Nacional de Historia Natural de Francia, además de un extenso sistema de educación superior de prestigio internacional. París ocupa un lugar transcendental en el ámbito de la moda y del lujo.